Servicios

Valle del Picapedrero


Comprende cerros y valles que tienen la singularidad de haber conservado el patrimonio cultural. Todo ha quedado en el lugar que lo colocaron los picapedreros de principios de siglo XX.

Cientos de hombres se radicaron en Aurora, Cerro del Águila y Los Corrales, donde construyeron sus viviendas, brocales e innumerables caminos y puentes. Esos hombres —españoles e italianos en su mayoría— llegaron a las sierras en las que afloran las antiguas rocas graníticas, para obtener adoquines, cordones y otros cortes para la construcción.
 
Primero cortaron a mano los grandes "bochones" naturales y luego labraron inmensas cavas para aportar al progreso urbano de la provincia, y a engalanar Buenos Aires para el Centenario de la Revolución de Mayo.
 
Los suaves domos del sistema de Tandilia dejaron ver en las cavas las rocas más antiguas del planeta y esos artesanos del paisaje labraron frentes de explotación que hoy constituyen paredes abruptas, como la del Cerro Aurora, muy atractivas para actividades orientadas al montañismo. Así el frente se convierte en una pared con varias rutas equipadas. Escalada, rappel, tirolesas y puentes de cuerdas armonizan con caminatas educativas y circuitos guiados dentro de un patrimonio que es necesario conocer para respetar.
 
Actividades recreativas: Aventuras en el laberinto, cuerdas (rappel, escalada, cable carril, tirolesa); trekking; mountain bike.

Actividades educativas: caminatas educativas, circuitos guiados, avistaje de aves.